Delito por "corto circuito": Estrategia de robo que ALTO trabaja en su red de protección - ALTOALTO Delito por "corto circuito": Estrategia de robo que ALTO trabaja en su red de protección - ALTO
Noticias
Mantente al día con nuestras noticias ALTO

Delito por “corto circuito”: Estrategia de robo que ALTO trabaja en su red de protección

En el marco de la prevención de pérdidas patrimoniales de nuestros clientes, ALTO trabaja en su red de protección con el “Proyecto Cajas”, método que consiste en bandas organizadas que proceden a robar a partir de la desconexión de un cable de la caja registradora. Esto último permite que la caja se abra automáticamente.

Entre 2016 y 2017 se han detectado 70 casos, de los que 32 son sólo en lo que va del año. ALTO ya tiene 9 imputados, entre ellos un de 13 años que permitió establecer un enlace entre grupos que realizan el “corte circuito”.

Nota de El Mercurio, Domingo 23 de abril 2017

Cortaban los cables que están por debajo para sacar el dinero:

Banda robaba cajas registradoras provocando cortocircuitos

Grupo Alto ha detectado más de 70 casos entre 2016 y 2017. Agrupación “especializada” en este delito ha actuado en varias comunas del país.
“Proyecto Cajas”. Así catalogaron internamente el nuevo fenómeno que afecta a los clientes que posee el Grupo Alto, el que asesora a industrias o empresas que tengan pérdidas patrimoniales por la delincuencia.
Con 70 casos ya detectados entre 2016 y 2017 -32 de ellos solo en lo que va en este año-, este método consiste en que una persona desconecta un cable que permite que la gaveta de la caja registradora se abra, para robar el dinero que está adentro.
“Los comenzamos a pesquisar en 2015. Existen bandas que están especializadas, precisamente, en generar un corte o fallas en los cables electrificados de las gavetas”, explica Eduardo Hernández, subgerente de persecución penal inteligente, una nueva unidad que se creó en enero pasado.
El ejecutivo también comenta que este delito no está concentrado en una zona geográfica, sino que en estos años ha ocurrido en varias comunas del país: La Serena, San Fernando, Chillán, Puerto Montt, Valdivia, Copiapó, Los Ángeles y algunas comunas de la Región Metropolitana.
En algunas de estas zonas, el Ministerio Público ya abrió causas penales para pesquisar este tipo de delito.

Menores
En el Grupo Alto ya tienen detectados a nueve imputados que trabajarían con este modus operandi , al cual califican como “puntual”.
“Detectamos una participación mixta, tanto de hombres como mujeres, en porcentajes equivalentes”, comenta Hernández.
Sin embargo, dice el ejecutivo del Grupo Alto, fue un joven de 13 años -imputable por ser menor de 14 años- el que permitió tener un enlace entre grupos que realizaban este tipo de delitos. Esto, porque hubo patrones de características físicas que se repetían en los distintos asaltos. “Al final llegamos a la conclusión de que es una sola gran banda que tiene cobertura nacional”, cuenta Hernández.

Turbazos a la baja
La emergencia de este delito contrasta con el descenso de algunos otros que afectaron a la red de protección que tiene Grupo Alto, el cual posee cerca del 85% de las tiendas del retail y supermercados del país.
“En todos los delitos se ha producido una baja sustantiva en relación a 2015: el robo con intimidación experimentó una disminución de 41%; el robo con violencia, una baja de 52%, y el robo con fuerza disminuyó un 36%”, dice Eduardo Hernández. También decrecieron los perjuicios económicos asociados a cada año.
En esta baja también entran los “turbazos”, método que tuvo un explosivo aumento en 2016, alcanzando a más de 250 casos. Este consiste en que un grupo de al menos 10 personas entra en un establecimiento comercial -simulando ser clientes- para luego, de forma repentina, comenzar a saquear el establecimiento.