Publicación ALTO – El Mercurio - ALTOALTO Publicación ALTO – El Mercurio - ALTO
Noticias
Mantente al día con nuestras noticias ALTO

Publicación ALTO – El Mercurio

La Subgerencia de Persecución Penal Estratégica de ALTO tiene como objeto el diseño de estrategias que se orientan a generar una persecución penal inteligente basada en el análisis delictual. Esto último, con el propósito de generar información criminalística de calidad y útil en la gestión de los casos tramitados por unidades especializadas de la Gerencia Legal de ALTO, así como diferentes proyectos estratégicos para abordar fenómenos de criminalidad emergente y detectados en nuestra red de clientes.

En relación a lo anterior, el lunes 8 de mayo de 2017, El Mercurio publicó una entrevista a Eduardo Hernández (subgerente del área de Persecución Penal Estratégica), quien comentó las cifras de este primer trimestre de 2017, el perfil de los delincuentes y la comparación del monto promedio comprometido de 2017 versus 2016.

El Mercurio 08/05/2017
En la Región Metropolitana:

Asaltos y robos al comercio se duplican durante los primeros cuatro meses de este año

El 35% de las bandas que atacan establecimientos comerciales tienen integrantes de entre 18 y 24 años, según los análisis.

Son ya 158 casos de robos en lo que va del año, cometidos por bandas organizadas que, integradas por más de tres personas, atacan al comercio establecido. La cifra casi se duplicó en comparación con el mismo período del año anterior, cuando se registraron 80 delitos asociados.

Estos asaltos han significado importantes pérdidas para el sector, llegando a apropiarse, en promedio, de $520 mil por cada delito durante el 2016. Se acumula así una suma de $293 millones anuales en pérdidas.

Este año, de todas formas, el monto promedio comprometido por cada caso bajó a $396 mil. Dicha situación significa que los comerciantes han incrementado la seguridad, pero los delitos siguen en ascenso. Dentro de los primeros cuatro meses del año el avalúo de lo robado llega en total a unos $61 millones.

Desde el 2013, la empresa experta en prevención de pérdidas patrimoniales en el comercio, Grupo Alto, elaboró un nuevo método de trabajo sobre la base del análisis de perfiles y comportamientos de los grupos delictuales. Estos fueron segmentados por distintas características, lo que ha permitido desbaratar a bandas especializadas en robos violentos a centros comerciales, entre otros casos. También ha descubierto nuevos modus operandi y a su vez, personas que reinciden en el ámbito delictual.

“Es esta información la que vamos poniendo a disposición del Ministerio Público y de las policías para generar una resolución penal inteligente”, argumentó el subgerente de persecución penal estratégica de la empresa, Eduardo Hernández, quien hizo hincapié en que las detenciones con pruebas científicas que evidencien la participación del o las personas es uno de sus mayores desafíos.

Según el mismo levantamiento de información, durante 2016 y 2017 más del 35% de los autores de delitos cometidos en la Región Metropolitana fueron perpetrados por personas de entre 18 y 24 años, seguidos por un 24% de infracciones cometidas por adultos de entre 25 y 29 años. Igual porcentaje tuvo el rango de 30 a 39 años.

“Nuestro principal objetivo es elaborar perfiles de este tipo de bandas, para poder actuar en contra de ellas en la medida que sus tecnologías y metodologías van avanzando. Sabemos sus preferencias, gustos y formas de actuar, y si prevenimos los delitos, disminuyen”, explica.

En 2016, las bandas fueron integradas en un 33,6% por mujeres, y este año dicho porcentaje equivale al 29,7%. Se trata de una tendencia, según Hernández, que podría ir incrementándose con el paso de los meses, ya que según él la mujer también se ha ido integrando activamente en el ámbito delictual más violento.

La comuna más afectada en 2016 por este tipo de bandas es Santiago, con un 14% de comisiones de delitos. Le sigue Puente Alto con un 8,8%; Ñuñoa, con el mismo porcentaje, y La Florida con un 7,8%.

Todas estas comunas poseen centros comerciales en sus respectivas jurisdicciones, por lo que han sido blanco de delitos violentos para sustraer grandes cantidades de productos, principalmente tecnológicos, debido a su fácil reducción.