Jorge Nazer: La innovación prospera cuando sales de tu zona de confortALTO Jorge Nazer: La innovación prospera cuando sales de tu zona de confort
Blog
Mantente al día con nuestras noticias ALTO

Jorge Nazer: La innovación prospera cuando sales de tu zona de confort

Hace un tiempo atrás discutimos el desarrollo de una cultura de innovación y el poder de mentes abiertas y dispuestas que llevan a resultados productivos; ambos con proveedores de soluciones así como también como expertos en retail.

Sin embargo, la innovación es un producto típico y necesario, tal como lo es el pensar más allá de nuestras zonas de confort. El alcance y la influencia del espíritu emprendedor se puede presentar de diferentes manteras. Su visión de estar dispuestos en ir un paso más allá y pensar fuera de la caja pueden tener una impresión permanente y significativa en nuestras comunidades y en la industria de la prevención de pérdidas.

Para perspectivas y opiniones, nos dirigimos a Jorge Nazer, chairman y fundador de Grupo ALTO con el fin de discutir respecto al tema.

¿Qué crees que es necesario para crear una empresa tan exitosa en la prevención de pérdidas?

J.Nazer: Hace más de diez años atrás, tiempo en que fundamos la compañía, he tenido la oportunidad de hablar sobre este tema a grupos de emprendedores, tanto en América Latina como en Europa, Estados Unidos y otros continentes.
Algunos eran exitosos, otros no, pero me he encontrado con que siempre vuelvo a la misma base y otra vez; Creo que esas enseñanzas son el por qué ALTO es una empresa con tanto éxito y crecimiento.

Primero, es importante pensar en grande. Como emprendedor, es esencial que no te limites en tu propia visión; no en tamaño, ambición ni alcance.

ALTO nació como un piloto en un supermercado de Puerto Varas, una pequeña ciudad al sur de Chile. La tienda estaba afiliada a Walmart, y nuestro plan era expandirnos desde ahí hacia otras ciudades en Chile. Sin embargo, desde un comienzo nos resistimos a crear una alianza con una sola cadena de retail o expandirnos a través de una industria en particular. Sabíamos que nuestro modelo tenía algo especial y que se podía convertir en algo más grande y universal.

Nos vimos con la capacidad de adaptar el modelo de ALTO en situación en que robos, fraudes y malas prácticas tenían un impacto negativo tanto en las compañías como en la sociedad. Desde el día uno soñamos en traspasar fronteras e internacionalizar el modelo, adaptarlo a diversas industrias con necesidades distintas; reducir la pérdidas de nuestros clientes sin importar el lugar, actividad, industria ni idioma.

Han  pasado más de diez años y hoy reducimos las pérdidas a clientes no sólo relacionados con la industria del retail, pero también en logística, salud, utilities, compañías de seguros, transporte público, entre otros. En esta primera década hemos crecido diez veces más de lo esperado y nuestro potencial sigue siendo inmenso. Creo que no habríamos podido conseguir esto si nos hubiésemos quedado sentados en nuestra zona de confort  y con una visión limitada de las cosas.

Pensar en grande es lo que te da pasión para perseguir tus sueños además de compartirlos con la gente con quien trabajas, especialmente cuando tienes un propósito y explicación más profunda de lo que haces afecta a una industria en específico, localidad o la cultura de un país.

¿Cuál crees que es la clave para unir de forma exitosa las necesidades de este diverso modelo de negocios y manejar el rápido crecimiento?

J.Nazer: Siempre las personas van primero. Es decir, pon a tus personas en frente de la innovación y crecimiento. Hemos sido capaces de replicar exitosamente el modelo en diversas industrias y países debido al foco interno en innovación.

Nuestra mentalidad en ALTO es que nos consideramos unos a los otros emprendedores: Privilegiamos la calidad de las ideas que se desarrollan al interior de la compañía. Re invertimos siempre en el desarrollo de ideas nuevas de parte de nuestras personas, clientes y terceras partes con quienes hemos realizado alianzas.

Hemos gastado varios millones de dólares en proyectos de innovación, los que dan como resultado que cuatro de seis compañías en las que ALTO opera actualmente han implementado ideas que se generaron y cultivaron al interior de ALTO, o a partir de nuestras propios colaboradores. Cuando tienes esa mirada, te das cuenta que ser emprendedor no depende de sólo uno, sino de un equipo completo.

¿Cuál crees que es la mejor forma para que líderes capten y mantengan una visión de innovación?

J.Nazer: Para ser exitoso tienes que dejar de lado el miedo de pisar fuera de lo que se considera “seguro” y aprender a abrazar aquellos pensamientos autodestructivos. Esto último, te permite buscar nuevas maneras  y situaciones en que ALTO puede ser relevante, además de ser creativo.

Por ejemplo, nuestro logo, el que en un principio sólo era reconocido por ladrones, hoy también es relevante para otros grupos de personas y clientes. Está asociado con Lugar Protegido, respeto por la ley y seguridad, tanto como al interior de un ambiente de trabajo, así como en espacios públicos. Esto también nos ha permitido implementar nuestros servicios a diversos espacios físicos, tales como, oficinas, bodegas, centros de distribución, estacionamientos, transporte público, entre otros.

¿Por qué crees que hay muchos startups que luchan por superar las primeras etapas de desarrollo?

J.Nazer: Aunque esto no es fácil, creo que es una pregunta  que se le debe hacer a todo emprendimiento que realmente quiere trascender y ser exitoso. Como emprendedor, tienes que tener como objetivo el generar impacto en la sociedad y en el todo. Tener la mirada enfocada en hacer un cambio por algo mejor que es más amplio de lo que hace tu compañía, sólo que debes identificarlo y hacerlo propio de ti mismo.

En nuestro caso, el impacto es la reducción del delito que se traduce en menores pérdidas para nuestros cliente. Lo último es la base del razonamiento de nuestro modelo e inspiración desde un comienzo. Después de todo, nos preparamos para atacar de raíz el robo hormiga, con violencia y otros delitos que están arraigados en nuestra cultura y conducta social.  Ya, al actuar sobre estas causas, efectivamente estábamos cambiando las cosas.

Hoy uno de los aspectos más significativos y gratificantes de mi trabajo es ver cómo el modelo de ALTO ha intervenido carreras delictuales y las ha parado. Al asegurar una sanción o pena a quienes están entrando por ese camino se aborda el problema antes de que sea muy tarde para estos sujetos.

Lo último es una de las razones del por qué en 2010 el Gobierno de Chile adoptó el modelo de ALTO mientras se desarrollaba un programa para controlar y prevenir el crimen en el país. A petición del presidente Sebastián Piñera, tuve el privilegio de encabezar un esfuerzo público que eliminó los principios de la política pública. Esto creo un precedente: Un esfuerzo privado podría proporcionar inspiración para mejorar la seguridad y calidad de vida de comunidades.

Ese es el tipo de impacto al que me refiero, el que es el motor para tu compañía: Uno que te inspire a ti y a tu gente, y que a su vez de sentido a tu visión sin dejar de lado la pasión.

Así que, como emprendedores, nos debemos hacer la siguiente pregunta: ¿Qué impacto he hecho y qué impacto puedo lograr?

 Nota original de Loss Prevention Magazine